Vamos a estudiar este muy conocido pasaje de la Biblia e intentar sacarle el mejor provecho. Estos son los momentos en que Jerusalén se encontraba sitiada por Nabucodonosor emperador de Babilonia, y su ejército, y posteriormente invadida y llevada cautiva.

a) v.1.El profeta Jeremías había sido puesto preso por el rey de Jerusalén debido a que había profetizado cautividad; mientras que otros profetas habían profetizado que Jerusalén vencería a Babilonia, lo que por supuesto no sucedió, siendo una profecía falsa.

b) v.33. Es un error detenerse solamente en este versículo y tomarlo para tratar que Dios cubra mis necesidades; este versículo es parte de todo un proceso de restauración después del castigo de cautividad debido a los pecados de Jerusalén. Es cierto, Dios puede hacer, para nuestro provecho, cosas increíbles e impensadas por nosotros, pero antes, Dios también quiere hacer otras.

c) vs. 4-5. Jerusalén sufriría el castigo enviado por Dios por medio de Babilonia, debido al pecado de Jerusalén. Pero aún en el proceso del castigo, Dios ofrece un plan de misericordia y restauración.

d) vs. 6-8. Dios ofrece un proceso de sanidad espiritual.

e) vs. 9-16. Después de la sanidad espiritual, Dios ofrece restaurar a Jerusalén.

f) Si nos dejamos entonces restaurar por Dios, sucederá lo que promete el versículo 3: * Cosas Grandes: No alcanzas a imaginar.

* Ocultas: Difíciles de entender para ti.

* Que tú no conoces: Cosas que van a suceder y que tú no sabes.

g) En otras palabras Dios le dice a Jeremías: “Dentro de mis planes todo tiene su propósito y en mi omnisapiencia Yo sé lo que hago. Si en tu mente limitada no lo entiendes, pregúntame que yo te aclararé el panorama y te hare saber lo que tú no sabes”; “Si es cierto que habrá un castigo pero yo tengo un plan de restauración para mi pueblo”. Este plan incluye:

* Limpiarlos de todo pecado

* Sanarlos y darles paz

* Restablecerlos en su tierra

* Cuando somos restaurados y prosperados le damos la gloria a Dios.