El muy conocido suceso del encuentro de Jesús y la mujer de Samaria, nos enseña entre otras cosas, la manera cómo puede llegarse a conocer a Cristo y todas las bendiciones que de eso derivan.

a) vs.1-9. Al principio lo identifica como “judío”, y le hace saber que entre ellos existen problemas de entendimiento y religiosos.

b) v. 10. Aquí Jesús le lanza un desafío a la Samaritana y le dice: “si te atrevieras a conocerme, si te atrevieras a acercarte a mí… algo pudiera darte para tu bendición”.

c) vs. 11-12. A medida avanzamos en nuestra relación con Dios, en esa medida le seguimos conociendo y nos vamos dando cuenta quién es Cristo.

d) vs.13-15. Ahora lo llama “Señor”. Esto es debido a que la Samaritana empieza a dares cuenta que Jesús puede ser de mucha bendición para su vida.

e) vs. 19-25. Aquí lo llama “Profeta”. A medida conocemos a Jesús nos damos cuenta que El puede influir en nuestro futuro para bendición.

f) v. 25. Aquí la mujer samaritana ya ocupa el nombre de “Mesías Cristo”, confesando su esperanza en El. A medida conozco más a Cristo, se vuelve cada día mi esperanza más fuerte.

g) v. 42. Otros al igual que la Samaritana lo llaman “Salvador”. Cuando estoy con Cristo estoy en el lugar correcto y más seguro. A medida profundizo mi relación con Cristo, así son las bendiciones que recibo